Javier Acosta

madrid

  

Poemas al oído del perro

 

—1—


También yo tuve que aprender

a pararme en dos patas

para ganar mi plato de comida.

También sé oler el miedo

y esconder el rabo;

pero mi amo es invisible.

 

—2—


¿Puedes soñar a veces que eres un lobo,

tienes recuerdos del pezón de tu madre,

te estorban los colmillos,

no sabes qué decir;

también te sientes un extraño

entre los altos hombres?

 

—3—


Eres completamente el perro.

Pero si te confieso, a mí

algo me falta y algo 

me sobra de ser hombre.

 

Quizás también a ti

algo te sobra ya del lobo,

algo te falta para siempre

de los hombres.

 

—4—


Conoces tu lugar,

sabes que eres el último,

que no tendrás jamás una silla a la mesa,

que tu deber es salir a cagar a la calle,

que eres aún

más pasajero que tu dueño.

 

—5—

 

Me he soñado desnudo

¿te has soñado vestido,

has padecido mi vergüenza?

 

 —6—

  

Te has quedado pegado a tu consorte

luego de los breves minutos

de la reproducción. Qué triste

es intentar separarse.

Qué embarazoso el dolorido lapso

de la desinflamación —del corazón,

de los maltrechos genitales.

  

—7—

 

Maestro de la escucha,

enséñame otra vez

a retirar la garrapata

del oído.

Javier Acosta


 

Javier Acosta (Estancia de Ánimas, 1967) es Doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor de Escritura Creativa y Hermenéutica en la Universidad Autónoma de Zacatecas, coordina el Taller de Poesía del Instituto Zacatecano de Cultura. En 2006, recibió el Premio nacional de poesía Ramón López Velarde.